Psicologia Forense

psicologia forense

La Psicología forense es una ciencia fáctica que estudia el comportamiento humano y los procesos mentales que explican conductas y relaciones interpersonales de interés judiciario. La psicología jurídica y forense explica los cómos (criminalística) y porqués (criminología) del comportamiento delictual en el ámbito forense o durante el transcurso del juicio oral o foro. Aportando para esto, intervenciones para la evaluación, control, medición y prevención de los mismos. La psicología forense además de ser una ciencia social y del comportamiento humano, es una disciplina científica que incorpora cómo unidades de análisis a la etiología del comportamiento humano observable y las leyes del hombre.

Esta rama de la psicología, integra aspectos relacionados con el análisis conductual, contexto del delito, hecho criminal y los escenarios delictivos o criminales. Las intervenciones propias de lapsicologia jurídica forense consideran tanto variables de los agresores o “delincuentes” como de las víctimas (victimología). La diferencia semántica entre psicología jurídica o legal y psicología forense propiamente tal (más general), radica en aspectos delimitados por el marco jurídico en cuanto al desenvolvimiento del psicólogo como uno más de los litigantes que participan en las salas de justicia. Un psicologo jurídico y forense, ante cualquier requerimiento oficial, debería encontrarse capacitado para conformar equipos multidisciplinarios en la gestión de nuevas leyes que involucren relaciones entre psicología y sociedad.

A la psicología forense le corresponde intervenir mediante el análisis empírico de la realidad y del comportamiento humano en cualquier contexto forense, ya sea; previo, posterior o paralelo al desarrollo del juicio oral o de la investigación criminal. El psicólogo forense hace evaluación de los actores del proceso (acusados y víctimas principalmente) en ámbitos del derecho civil y penal. Algunas de sus áreas de intervención se relacionan con el sistema penitenciario, carcelario (prisiones, ámbito más clínico = atención clínica para reos), juzgados de familia, fuerzas armadas, instituciones policiales, cuerpos de seguridad privados y en organismos de mediación.